amp template


El desafío de la exploración de valores en la práctica clínica (primera parte) 

Lic. Juan Pablo Coletti y Dr. Germán Leandro Teti

En el marco de las terapias contextuales y particularmente en la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) los valores del consultante cumplen un rol central ya que sobre ellos se basa todo el tratamiento. Si hacemos una aproximación simple al concepto de valores podríamos decir que son cualidades de una acción que tiene funciones reforzantes. En términos más simples, los valores hacen referencia al sentido que elegimos darle a las acciones que realizamos.

Veamos un ejemplo concreto. Un consultante puede experimentar cansancio, estrés y malestar en su ámbito laboral y hacer de ello su motivo de consulta. En este caso, el objetivo del paciente podría ser el dejar de experimentar las sensaciones, pensamientos y emociones asociadas con el trabajo. La función del terapeuta será explorar el contexto en el que se presenta el malestar en búsqueda de aspectos valiosos que el consultante no está considerando producto de su énfasis en aliviar el sufrimiento. Supongamos que en dicha exploración el consultante afirma que “ser un padre que cuida y sostiene a su familia” es algo muy importante en su vida y el terapeuta, muy atento a ese comentario, lo resalta como un posible valor del paciente. Dicha intervención del terapeuta podría estar transformando las funciones del trabajo haciendo de esta actividad parte de algo importante en la vida del paciente.

Según los autores principales del modelo ACT, la ventaja de trabajar con valores es que de este modo se expanden las posibilidades conductuales para vivir una vida con sentido y propósito. Tomando el ejemplo anterior, “ser un padre que cuida y sostiene a su familia” abre las puertas a múltiples alternativas de comportamiento entre las cuales podría estar sostener un trabajo demandante.

Una de las premisas del modelo ACT es “en el dolor encontrás tus valores y en tus valores encontrás dolor”, esto querría decir algo así como que en aquello que nos genera dolor siempre hay algo importante que está en juego y, por otro lado, el tomar contacto con aquello que nos importa también implicará dolor en algún momento. Hay una relación de implicancia entre el dolor y los valores, uno implica al otro mutuamente. Como si fueran las dos caras de la misma moneda.

Ahora bien, en la clínica nos encontramos con una demanda común que es aminorar el dolor y es allí donde se plantean los dilemas del terapeuta a la hora de clarificar los valores del paciente. Una de las propuestas para el proceso de esclarecimiento de valores en ACT es la exploración formal, así como en otras terapias contextuales como activación conductual para la depresión.

Estas planillas de registro incluyen una serie de columnas en las que se discriminan diferentes áreas de la vida de una persona (trabajo/educación, relaciones, crecimiento personal/salud, esparcimiento) que pueden variar según los autores. Dentro de esas áreas el paciente deberá llenar con diferentes valores haciéndose la pregunta ¿cómo quiero ser en este plano de mi vida?, ¿cómo me gustaría ser en el área de mis relaciones con los demás?, ¿cómo quiero ser en el ámbito de mi desarrollo laboral/profesional?, ¿qué tipo de persona me gustaría ser?, etc.

En la experiencia clínica, muchas veces el uso de estas planillas se ve obstaculizado por distintos factores como respuestas racionales conectadas con lo que se espera socialmente en una persona, desconocimiento completo de aquello que importa influenciado por los altos niveles de fusión cognitiva y evitación experiencial, etc. Estas dificultades obligan al clínico a buscar otros recursos que faciliten el esclarecimiento de valores.

El recorrido en el modelo nos permitió identificar formas alternativas a la exploración formal de valores. Las mismas son útiles para sortear los obstáculos que se presentan en la sesión a la hora de trabajar con el proceso de clarificación de aquello importante para el paciente. Además, estas formas promueven la flexibilidad necesaria en el repertorio del terapeuta para afrontar posibles dificultades al abordar este tópico.

Los recursos a los que nos referimos son: discriminar los costos a largo plazo de la conducta evitativa que surgen de la realización de múltiples análisis funcionales de la conducta, ejercicios experienciales orientados a esclarecer valores, y por último reconocer valores en el relato del paciente. Desarrollaremos estas modalidades en nuestro próximo artículo.

Fundación Centro Argentino de Terapias Contextuales | Aguilar 2451, Ciudad de Buenos Aires, Argentina
info@catc.com.ar | (011) 15-3373-0488 lunes a viernes de 14 a 20 hs. y sábados de 9 a 12 hs.